Palacio Nacional
Estado Independiente

Entre 1810 y 1821 la nación sufrió duros enfrentamientos armados; su economía, por lo mismo, se vio seriamente deteriorada. Asimismo, el Palacio virreinal padeció descuido, abandono y desgaste; sin embargo, las nuevas fuerzas políticas que apenas emergían no dudaron en conservar el añoso Palacio virreinal y readaptarlo a su nueva circunstancia nacional. Notablemente, el ahora Palacio Nacional no sólo sería la sede oficial del Ejecutivo sino de los nuevos poderes que la República requería: el Judicial y el Legislativo.

01aa

Leer más...

La vida parlamentaria nació en México en el colegio jesuita de San Pedro y San Pablo, en donde se promulgó la Constitución de 1824. Posteriormente, en 1829 el Congreso se trasladó a Palacio Nacional. Éste es, por lo tanto, el primer sitio edificado ex profeso que existió en la República donde se localizó uno de los tres poderes de la Unión. Este local estuvo en activo hasta que ocurrió el devastador incendio de 1872. Cien años después, en 1972, se mandó restaurar el recinto original, sin más testimonios que una antigua litografía realizada por el pintor italiano Pedro Gualdi.

01aa

Leer más...

Las nuevas circunstancias políticas que supuso la independencia del país implicaron una profunda y radical redefinición institucional. Entre otras medidas tomadas —una vez que en la nación se estableció como forma de gobierno la república representativa, popular y federal—fue la creación de una sede para los poderes de la Unión. El 18 de noviembre de 1824 se estableció que la Ciudad de México sería la capital del país. Con este fin se constituyó un Distrito Federal al cual se le asignó el área de un círculo cuyo radio tenía dos leguas (8,800 metros) a partir de la Plaza principal de la ciudad.

01aa

Leer más...

La conquista de la autonomía política alcanzada por el país a principios del siglo XIX supuso necesariamente, además de nuestra independencia nacional, la creación de instituciones que no habían existido a todo lo largo del periodo colonial. Surge así, entre otras, una nueva institución: el Congreso, donde se establecerá el poder legislativo de la joven república representativa, popular y federal. La escasez de recursos que provocó la guerra por la independencia no fue obstáculo para que se construyera un flamante edificio legislativo en donde los nuevos propósitos políticos se manifestaban en el mismo diseño arquitectónico.

01aa

Leer más...

El espacio de la nueva nación era un territorio muy vasto que comprendía una gran variedad de climas y por lo mismo una considerable diversidad de cultivos; esta ventaja era neutralizada por la débil articulación económica y política que había entre las regiones de su amplio territorio. Estas circunstancias se volvían críticas en los grandes territorios del lejano norte donde la ausencia de asentamientos poblacionales sólidos y una administración efectiva y eficiente agudizaba su aislamiento.

01aa

Leer más...

Entre 1750 y 1850 ocurren en la Gran Bretaña cambios profundos que supondrán la transformación radical de la sociedad en su conjunto; los métodos tradicionales —de base agraria y artesanal— que hasta entonces se habían utilizado para producir mercancías son dramáticamente trastocados al ser desplazados sin contemplación por procedimientos productivos que incorporan irreversiblemente a las máquinas y la mecanización. La destreza manual del trabajador es sustituida por el accionar autónomo de las máquinas, y la construcción de grandes factorías atrae con gran fuerza a la mano de obra campesina que abandona el campo para trabajar en las ciudades.

01aa

Leer más...