Vida cotidiana

López de Santa Anna y la Ciudad de México

Imprimir
Al iniciar la tercera década del siglo XIX, la Plaza de la Constitución era, como de costumbre, el punto de encuentro de la heterogénea población de la Ciudad de México. La vida cotidiana transcurría con normalidad, sin alardes de que México era ya una nación independiente. Pero no tardó mucho en hacerlo evidente: en la década que siguió la Plaza fue escenario de motines, tumultos, revoluciones y de una intervención extranjera. Lentamente, la vida de la ciudad daba muestras de modernidad: el viejo mercado de El Parián fue demolido y se construyó el Gran Teatro de Santa Anna, donde las clases pudientes encontraron un inmejorable escaparte para lucir sus nuevos hábitos.

01aa

Leer más...