Benito Pablo Juárez García

Imprimir
Benito Pablo Juárez García (1806-1872) fue testigo y partícipe del convulso siglo XIX mexicano. Actor fundamental en el movimiento de Reforma que dio pie al laicismo del Estado. Enfrentó y dio fin a la segunda intervención francesa y al segundo imperio, que a su vez fue apoyado por el sector conservador mexicano y por Napoleón III. En el Palacio Nacional trascurrieron las últimas décadas de su vida; ahí fungió como diputado representando a su estado natal, Oaxaca; se inició en el Rito Nacional Mexicano; se desempeñó como ministro de Gobernación y Presidente de la Suprema Corte de Justicia y residió y despachó como Presidente de México de 1858 a 1872. El 18 de julio de ese último año falleció en el primer piso del Segundo Patio Mariano de Palacio Nacional, siendo presidente en funciones, dejando una herencia política fundamental para el México contemporáneo.

01aa

Benito Pablo Juárez García nació el 21 de marzo de 1806 en San Pablo Guelatao, municipio del Estado de Oaxaca, y falleció el 18 de julio de 1872, a los 66 años de edad, en el Palacio Nacional de la Ciudad de México, siendo presidente en funciones.

La historia de Benito Juárez se desarrolló de la mano de la historia del país en una etapa de gran transformación, el siglo XIX. A su nacimiento, estaba por iniciar el peregrinar de la nación mexicana en su lucha independentista, y a lo largo de su juventud se desencadenaron de manera casi paralela la inestabilidad política interna del país, las crisis financieras, las invasiones extranjeras, la pérdida de territorio, en fin, la búsqueda de una identidad nacional que permitiera a México reconocerse a sí mismo como país y obligara a las otras naciones a hacerlo también.

Formó parte de una familia zapoteca; huérfano desde muy pequeño fue criado en sus primeros años al amparo de sus abuelos maternos. Para 1818 Juárez tenía la firme convicción de estudiar, lo cual dentro de su circunstancia social y étnica sólo ocurriría con el apoyo de un mentor, así que a los 12 años de edad se trasladó a la ciudad de Oaxaca, y se instaló con la familia de don Antonio Maza, donde trabajaba su hermana Josefa como cocinera. De inmediato comenzó a hacer sus primeros estudios con el auxilio de Antonio Salanueva, miembro de la Tercera Orden de San Francisco.

Apenas unos años después del triunfo de la independencia de México, en 1824, Juárez iniciaba sus estudios de filosofía, y en 1828 ingresaba al recién establecido Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, de corte más liberal que costumbrista, a estudiar jurisprudencia.

Por azares del destino no estudió la carrera eclesiástica, e inició su vida política con posturas liberales y progresistas cada vez más definidas. Rápidamente ocupó lugares de relevancia en la política de su estado y de proyección nacional. En 1829, ante el anuncio de la invasión de Francisco Barradas, fue nombrado teniente de una de las compañías de la milicia cívica; y dos años más tarde, recién concluida la carrera de jurisprudencia, ingresó al bufete del licenciado Tiburcio Cabañas, al mismo tiempo que fue nombrado regidor del ayuntamiento de la ciudad de Oaxaca.

Mientras México vivía el primer periodo presidencial de Antonio López de Santa Anna, y la primera fallida reforma del vicepresidente Valentín Gómez Farías, que pretendía modificar la relación Iglesia y Estado, en 1833 Juárez fue electo diputado al Congreso de su estado, y un año después se graduó de abogado ante la Corte de Justicia del Estado de Oaxaca y comenzó su carrera catedrática en el Instituto de Ciencias y Artes, como profesor interino de derecho canónico.

En 1843 Benito Juárez se casó con Margarita Maza Parada, hija de  Antonio Maza; él tenía 37 años de edad y ella 17; en 1847 fue nombrado secretario del Despacho de Gobierno, vocal suplente de la Asamblea Departamental y fiscal segundo del Tribunal Superior del Estado de Oaxaca. Ese mismo año nació su hija mayor, Manuela.

Para 1845 por primera vez ingresó a Palacio Nacional, cuando en el Congreso fue Diputado de la Asamblea Departamental, en representación del Estado de Oaxaca, para la reforma de la Constitución de 1824. Igualmente en Palacio Nacional, pero en la Cámara de Senadores, se inició en el Rito Nacional Mexicano el 11 de enero de 1847. En ese complicado año, durante la guerra con los Estados Unidos, fungió como gobernador interino del Estado de Oaxaca, y al término de la guerra, en 1848, fue electo gobernador de ese mismo estado.

Apenas iniciado el periodo constitucional del general Mariano Arista como Presidente de la República, en 1852 fue nombrado Director del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, plenamente de corte liberal; y el 19 de mayo de 1853, recién iniciada la dictadura santannista, fue perseguido por el mismo Santa Anna, situación que lo llevó al exilio a Cuba y luego a establecerse en Nueva Orleáns, donde trabajó en una fábrica de puros, integrándose a un grupo de ideólogos liberales con los que participaría en el movimiento liberal revolucionario de Ayutla. Ahí conoció a Pedro Santacilia y Palacios, que poco después sería su secretario particular, y en 1863 se casaría con su hija Manuela. Ese mismo año nació su hijo Benito, único hijo varón sobreviviente, y en 1854 nacieron sus hijas gemelas María de Jesús y Josefa.

Un año después, entró en contacto con Juan Álvarez en Acapulco; y luego del triunfo de la Revolución de Ayutla fue nombrado Ministro de Justicia; el 25 de noviembre, en la Ciudad de México promulgó la Ley Juárez. El 10 de enero de 1856 asumió nuevamente la gubernatura de su estado. Para 1857, luego de la expedición de la Constitución (5 de febrero), la promulgó y la mandó jurar en su estado. También ese año nació su hijo José María, quien fallecería en 1866 en la ciudad de Nueva York, durante la intervención francesa y el imperio de Maximiliano de Habsburgo.

En octubre de 1857 se trasladó a la Ciudad de México donde tomó posesión como Ministro de Gobernación, y posteriormente como Presidente de la Suprema Corte de Justicia durante el gobierno de Ignacio Comonfort. El 17 de diciembre de 1857 fue aprehendido por el mismo Comonfort en el Salón de Recepciones de Palacio Nacional, por no doblegarse ante el golpe de estado de Félix María Zuloaga y los ideales conservadores integrados en el Plan de Tacubaya; fue liberado el 11 de enero de 1858, y al día siguiente viajó rumbo a Guanajuato donde asumió, el 20 del mismo mes, la presidencia interina por ministerio de ley.

Con este cargo asumió también el primer peregrinar ante la guerra de Reforma que dio inicio entre liberales y conservadores, y que lo llevó a Guadalajara y finalmente a Veracruz, en donde el 4 de mayo instalaría su gobierno.

Luego de la conclusión de la lucha de tres años, regresó el 11 de enero de 1861 a Palacio Nacional; el 6 de abril redujo su salario como presidente de 36 mil pesos a 30 mil. El 15 de abril inició reformas educativas; el 11 de junio el Congreso lo designó presidente constitucional; el 17 de julio decretó la suspensión del pago de la deuda externa; el 11 de diciembre el Congreso le otorgó facultades omnímodas.

El año de 1862 sería un año de grandes dificultades para Benito Juárez, pues falleció su hija Jerónima Francisca en la Ciudad de México, y dio inicio la intervención francesa. El 5 de mayo las tropas francesas fueron derrotadas en Puebla. El 31 de mayo, junto con los poderes de la Unión, abandonó la Ciudad de México e inició el periplo hacia el norte.

El 12 de junio de 1864 Maximiliano de Habsburgo y Carlota Amelia llegaron a la Ciudad de México para dar inicio al Segundo Imperio Mexicano. El 13 de junio nació su hijo Antonio, quien fallecería en 1865. El 12 de julio nació María Santacilia Juárez, su primera nieta. El 12 de agosto se separó de su familia, cuando de Matamoros su familia viajó a Nueva York. El 24 de octubre el presidente Juárez llegó a Chihuahua, donde se instaló hasta 1867. El 2 de mayo de 1865 el Congreso de Colombia lo nombró “Bien de la América”, incluso durante la intervención francesa y el imperio de Maximiliano.

El 19 de junio de 1867 Maximiliano fue fusilado en el Cerro de las Campanas en Querétaro, junto con los generales conservadores Miramón y Mejía. El de 15 de julio de ese mismo año Benito Juárez restauró la República con su entrada a la Ciudad de México. El 12 octubre fue reelecto presidente constitucional.

El 25 de septiembre de 1870 nació su nieto Benito Contreras Juárez, quien falleció poco tiempo después. El 2 de enero de 1871 falleció Margarita Maza de Juárez.

Benito Pablo Juárez García falleció el 18 de julio de 1872 a las 11:30 p.m. en Palacio Nacional, en la zona norte —primer piso del Segundo Patio Mariano—, a donde había trasladado la residencia presidencial luego de la restauración de la República. Su cuerpo fue velado hasta el día 23 de julio en el Salón de Embajadores de Palacio, cuando fue trasladado al panteón de San Fernando de la Ciudad de México.

A él se deben muchos apotegmas que hablan de la dignidad y la lucha de la patria,  pero sin duda alguna siempre recordaremos aquella frase mencionada en su discurso del 15 de julio de 1867, cuando recuperó la República. “[…] entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno, es la paz”.