Francisco I. Madero

Imprimir
Nació el 30 de octubre de 1873 en Parras, Coahuila, en el seno de una familia de ricos hacendados del norte de México. Fue fundador del Partido Antirreeleccionista, el cual lo llevó en 1910 a contender por la presidencia de la República contra Porfirio Díaz, a quien derrocó por impedir el libre ejercicio del sufragio. Obtuvo la presidencia de México en 1911 mediante un nuevo proceso electoral, a la que fue obligado a renunciar tras el cuartelazo conocido como la Decena Trágica. Murió asesinado por sus opositores políticos el 22 de febrero de 1913.

01aa



Nació el 30 de octubre de 1873 en Parras, Coahuila, en el seno de una acaudalada familia de agricultores de gran prosapia social y política en el noreste de México. Sus primeros estudios formales los hizo en la Compañía de Jesús en Saltillo, capital de su estado natal, y posteriormente en Maryland, Baltimore, Estados Unidos. Alguno de sus biógrafos dice que tras su amarga experiencia educativa con los jesuitas, el joven Francisco decidió abandonar el nombre de Ignacio para hacerse llamar Indalecio.

Posteriormente viajó a Francia para continuar sus estudios. En París estudió en el Liceo Versalles y más adelante en la Escuela de Estudios Superiores de Comercio, donde se familiarizó con el pensamiento racionalista y liberal francés. Pero su mayor aprendizaje de aquellos años fue el espiritismo, doctrina que lo cautivó e influyó poderosamente en su vida futura. No obstante, para continuar y perfeccionar su formación como empresario agrícola viajó en compañía de su hermano Gustavo a la Universidad de California en Berkeley.

Colmado de ideales progresistas y filantrópicos Madero volvió a México en 1893 para ocuparse de los negocios familiares. Su padre le asignó una propiedad en San Pedro de las Colonias en la región de La Laguna, donde pondría en práctica los aprendizajes obtenidos en Francia y Estados Unidos. Al mismo tiempo que implementaba modernos proyectos agrícolas, realizaba obras de beneficio social para los campesinos. Sin embargo, su carácter humanista —derivado de sus creencias espiritistas— llevaba un rumbo político destinado a vencer las inercias de una sociedad adormecida por treinta años de dictadura.

La oportunidad de entrar a la arena política se presentó en los comicios para la  gubernatura del Estado de Coahuila a fines de 1904. Para la campaña fundó con amigos y parientes el club democrático “Benito Juárez”; sin embargo, el candidato oficial se impuso por la fuerza en las elecciones. Madero no se desanimó y esperó un momento más favorable para volver a la competencia política. Esta vez sería a nivel nacional como fundador del Partido Antirreeleccionista, el cual lo llevaría en 1910 a contender por la Presidencia de la República nada menos que contra  Porfirio Díaz.

Dos años antes, el presidente Porfirio Díaz había manifestado —en la memorable entrevista que diera al periodista norteamericano James Creelman— que México ya se encontraba maduro para la democracia y que veía con gusto la formación de partidos políticos, en vista de las elecciones de 1910. Nadie, salvo Francisco I. Madero, creyó a pie juntillas lo expresado por Díaz. En diciembre de 1908 publicó La sucesión presidencial en 1910 e inició un largo periplo por el país para atraer adhesiones a la causa democrática y enfrentar, así, al régimen del longevo general que se negaba a dejar la presidencia.

A pesar de la campaña exitosa de Francisco I. Madero, Porfirio Díaz impidió una elección democrática y se enquistó de nueva cuenta en la silla presidencial. La revolución fue el último recurso que Madero empleó: mediante el Plan de San Luis llamó al pueblo de México un 20 de noviembre a las seis de la tarde a tomar las armas contra el dictador a fin de rescatar sus derechos políticos.

Tras la caída del gobierno de Porfirio Díaz, un nuevo proceso electoral lo hace Presidente de la República. En sus quince meses de gobierno, Madero trató de reconciliar a los mexicanos e intentó devolverles sus libertades políticas, pero fuerzas fratricidas impidieron cumplir su gran ensayo democrático: Madero fue asesinado el 22 de febrero de 1913.