Palacio Nacional
Virreinato (finales)

El siglo XVII fue la centuria en la que la Nueva España representó para la corona española la época de mayor esplendor y bonanza, principalmente después de las reformas borbónicas. Estas reformas consistieron en un conjunto de medidas administrativas que permitieron a la metrópoli una mejor explotación comercial y de recepción de impuestos sobre sus posesiones americanas. La bonanza se conjugó de manera extraordinaria con el virrey Juan Vicente de Güemes y Pacheco, segundo Conde de Revillagigedo, quien dio un impulso decidido a la creación de edificios al interior del Palacio Virreinal, a la instalación de la Academia de Artes de San Carlos, cuya primera sede fue el mismo Palacio Real, así como al establecimiento del espléndido Jardín Botánico dentro del mismo edificio, admirado por propios y extraños.

01aa

Leer más...

Juan Vicente de Güemes Pacheco de Padilla y Horcasitas, segundo Conde de Revillagigedo, fue uno de los mejores virreyes de la Nueva España. Gobernó de 1879 a 1894, y ordenó, embelleció e innovó ese gran virreinato. En su tiempo se hizo obra pública de gran trascendencia, como la limpieza, la seguridad y el ordenamiento de la Ciudad de México, por lo que se la conoció como “La ciudad de los palacios”, misma que sirvió de modelo al resto del virreinato. Llevó a cabo una gran recaudación fiscal. Con severidad y eficacia trató la administración pública, y echó los cimientos del Archivo General de la Nacional con los documentos que de ella se desprendieron. Fue autor del primer censo preciso de la época virreinal.

01aa

Leer más...

El siglo XVII novohispano fue escenario de las mezclas raciales más inverosímiles entre blancos, indígenas y negros lo que, más allá del tono de la piel, se extendió a las costumbres y culturas, dando origen a una auténtica mezcla barroca que se manifestó en la vida cotidiana en la forma de fiestas, ritos y supersticiones, a pesar de la hegemonía de la Iglesia católica y la predominancia de los peninsulares en todos los rangos sociales y políticos. La riqueza que se experimentó al final de esa centuria en el virreinato, junto con las ideas ilustradas llegadas de Europa, detonaron el cambio hacia una nueva arquitectura social, que vio su mayor expresión a mitad del siglo XIX con el laicismo del Estado.

01aa

Leer más...

Puede considerarse al siglo XVIII mexicano como el periodo más largo y más constante de restauración y edificación arquitectónica del Real Palacio o Virreinal, pues luego del incendio de 1692 que dejó en franca ruina al edificio, las distintas administraciones caminaron en la reconstrucción a lo largo de aquella centuria. Sin duda alguna, el aspecto general externo e interno que hoy presenta se debe fundamentalmente a la participación decidida, urbanista y moderna del ilustrado Segundo Conde de Revillagigedo. Patios, salas, áreas, alumbrado, limpieza y el Jardín Botánico son una clara muestra de su intervención.

01aa

Leer más...

Un área poco conocida para propios y extraños es el magnífico Jardín Botánico con el que cuenta Palacio Nacional. Su historia data de la época prehispánica, cuando en el predio que hoy ocupa estuvieron la Casas Nuevas de Moctezuma, en donde había un magnífico zoológico y un jardín botánico, de los que hablan las crónicas de los conquistadores españoles. Pero fue hasta el gobierno del Segundo Conde de Revillagigedo (finales del virreinato) cuando el Jardín alcanzó su máximo esplendor, pues no sólo se habilitó el jardín, con jardinero y maestro a su disposición —quienes por cierto habitaban en el Palacio Real—, sino también se impartió la cátedra de botánica por parte de la Universidad Pontificia de México. Hoy en día el Palacio Nacional aún conserva un Jardín Botánico espléndido.

01aa

Leer más...

La dinastía borbón que sustituyó a los Habsburgo en España desde principios del siglo XVIII, fue la responsable de llevar a cabo las reformas administrativas y políticas conocidas como borbónicas. Estas medidas principalmente acrecentaron el poder económico y el control administrativo de la corona sobre sus posesiones americanas. Se reformaron la minería y el comercio; se creó un sistema de intendencias en la Nueva España, y se expulsó a la Compañía de Jesús, orden religiosa que al difundir las ideas ilustradas europeas ponía en riesgo la autoridad del monarca español, Carlos III, sobre la población, principalmente criolla.

01aa

Leer más...